Para llegar a viejos hay que comer menos… al menos si eres una rata

Científicos del Instituto Salk de California encontraron en ratas que la restricción calórica previene los efectos negativos del envejecimiento celular. Según el estudio, hay grupos de genes que se verían afectados por la dieta y que están relacionados con la inmunidad, la inflamación y el metabolismo de lípidos.

El número de células inmunitarias en casi todos los tejidos estudiados de las ratas que pasaron hambre de la buena no se vio afectado con la edad. Las que comían bien… ehm… digamos que no envejecieron con tanta gracia.

Así que lo del ejercicio, tener amigos y ser sociable para llegar a viejo son pendejadas. Aquí lo que hay que hacer es cerrar el pico y pasar hambre. En concreto, hay que comer un 30% menos de acuerdo con el estudio de las ratas.