Zizek y su “guía de supervivencia”

El confinamiento -obligatorio o voluntario- para detener el avance de las infecciones por coronavirus se nos plantea como un gran desafío a nuestra salud mental. Hacer ejercicio, tener una rutina, socializar en remoto, no dejan de ser sabias recomendaciones para sobrellevar el largo aislamiento al que millones de personas nos enfrentamos en el mundo.

Para muchos, la cuarentena es una situación que propicia el recogimiento y la introspección espiritual. Una ocasión para hacer un paréntesis en nuestras vidas y detenernos a pensar en lo que hacemos, en lo que somos, en los que nos gustaría ser…

¡Error!

El filósofo esloveno Slavoj Zizek, archiconocido por su gran cultura e irreverencia, advierte: “Mi primera regla es: no es momento de buscar la autenticidad espiritual, ni confrontar el último abismo de la existencia”.

Afirma que no todos somos capaces de cultivarnos a nosotros mismos, por lo que recomienda que nos aferremos a aquellas tareas que dan forma a nuestra rutina. Es más, recomienda planificar nuestro día, pero no mucho más allá.

Plantea que nos dediquemos a cosas más triviales como ver series, escuchar podcasts sobre Historia, ver canales de YouTube como Preguntas Incómodas, que son de lo más entretenidos. Bueno, ok, justo lo último no lo dijo Zizek, pero te haces una idea.h hvmmmn

Pues queda claro. No hay que pensar demasiado. Aunque su propuesta suena banal, en el fondo no lo es. Más adelante, en la nota publicada por rt.com, explica a través de una reflexión de un amigo, que en estos días nos estamos centrando en tareas significativas. Teletrabajar, cuidar a los niños y educarlos, y garantizar que no nos falte lo básico -tanto lo material como el amor de los nuestros- son quizás la estructura para una vida digna y no alienada.

Sí, lo que parecía un consejo estúpido, se transforma en una verdadera “guía de supervivencia”, inclusive útil para cuando pase la pandemia. Zizek hace eso, reflexiones profundas y sorprendentes, por eso hablamos de él de vez en cuando.