Locura e irresponsabilidad en la era del coronavirus

Presidente de Brasil El Presidente de Brasil afirmó que el coronavirus es "un constipadito"

El coronavirus ha destapado cosas verdaderamente inquietantes. Aquel que ya parecía tener un tornillo flojo, finalmente ha quedado en total evidencia.

Por ejemplo, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que nos tiene acostumbrados a declaraciones polémicas, ha cruzado finalmente la línea que separa la cordura de la locura. ¿Algunas de sus perlas en estos tiempos de pandemia? Declarar que, lamentablemente mucha gente tendría que morir por el coronavirus, pero que el país no podía pararse, o decir que el virus era un “constipadito” nada más.

Podría acusarse a Bolsonaro de mostrar tal falta de compasión hacia sus conciudadanos en favor de la economía por ser de extrema derecha. Ya otros gobernantes del mismo lado del espectro político han dado muestras de la misma falta de empatía como Donald Trump o Boris Johnson. Y sin embargo, en la izquierda también hay irresponsables que rayan en lo patológico como el presidente de México Andrés López Obrador.

AMLO, que pasó prácticamente todo el mes de marzo repartiendo abrazos y besos, saliendo de gira y permitiendo la realización de eventos multitudinarios, tampoco entiende (o no quiere entender) la gravedad de la situación, incluso teniendo los referentes de China, Italia y España, países duramente castigados por el virus. También recomienda a los mexicanos usar estampitas religiosas para protegerse del patógeno.

Por su parte, desde el blog ecologista BlogSOStenible publicaron un post en febrero en el que explicaban las “bondades” del coronavirus y cómo estaba ayudando al planeta. Esto, totalmente cierto, pues como comentábamos hace unos días, la paralización de la economía por la pandemia ha traído como consecuencia la reducción de los niveles de contaminación en varias partes del mundo.

Pero en BlogSOStenible van más allá y explican que la contaminación mata más gente al año que el coronavirus y nadie se rasga las vestiduras por la contaminación, llegando a afirmar que el covid-19 salva más vidas de las que se lleva. ¡Vaya! ¡Y nosotros preocupados!

Si lo pensamos con detenimiento, gracias al covid-19 ya no hay violaciones, ni robos, ni tampoco los junkies pueden comprar droga. ¡Si la sociedad se está saneando, verdaderamente!