¿Batalla naval en aguas caribeñas?

El lunes pasado hubo un incidente… inusual en el mar Caribe. Esto ocurre en plena tensión entre Estados Unidos y Venezuela, tras que Donald Trump ofreciera una recompensa de 15 millones de dólares por información que conduzca a la captura de Nicolás Maduro, acusado de narcoterrorismo.

Lo peculiar del acontecimiento es que, además de absurdo, tiene dos versiones muy contrastantes de cómo ocurrieron los hechos. En pro de hacer un periodismo equilibrado, expondremos las dos versiones, para al final dar nuestra opinión deliberadamente.

Versión del gobierno venezolano: “venían a matarnos a todos”

Bueno, la cita de antes no es textual, pero lo que contaremos a continuación es la versión oficial del glorioso gobierno venezolano, que lo hace todo tan bien… que Venezuela está como está.

Vladimir Padrino López, ministro de Defensa, aseguró que el barco de pasajeros “Resolute” -un crucero sin clientes a bordo, por suerte- embistió al Guardacostas Naiguatá (buque de la Armada venezolana) cerca de la isla La Tortuga, luego de que intentara escoltarlo hacia la isla de Margarita en medio de un operativo de control de tráfico marítimo de la respetable Armada venezolana.

La tripulación del buque tuvo que ser rescatada porque no recibió auxilio por parte de la tripulación del crucero. Pero nadie resultó herido, y además, el agua por esos lares es calentita.

El gobierno sospecha que en el crucero podría haber habido mercenarios listos para atacar a Nicolás Maduro.

Versión de la compañía Columbia Cruise Services: no sé por qué esta parece más verosímil

La noticia sufre un giro de 180º al escuchar la versión de la compañía del crucero. Lo que parecía casi un ataque inminente a la soberanía de mi país, ahora sería un incidente raro no, lo siguiente.

El crucero se encontraba tranquilamente recibiendo mantenimiento en aguas internacionales -más cerca de Curazao que de la Isla La Tortuga- cuando el buque de la Armada le ordenó desviar su rumbo. Al no hacerlo, “se dispararon armas de fuego y, poco después, el buque de la Armada se acercó al lado de estribor con velocidad y con un ángulo de 135 grados y deliberadamente colisionó con el RCGS Resolute“. Ojo, que esta sí es una cita real de la compañía.

El crucero apenas sufrió daños, pero el buque terminó hundiéndose. Al parecer, la Armada no contaba con que el barco de pasajeros está reforzado con placas de acero porque suele navegar por aguas heladas. Brillante.

Conclusión

Llama la atención cómo puede surgir un conflicto, así de la nada, justo cuando Venezuela está bajo la lupa del mundo, en parte por la vergonzosa y cruel gestión del país por parte del gobierno chavista, y también porque Maduro y otros altos dirigentes chavistas han sido acusados de narcoterrorismo por parte de Estados Unidos.

Quizás el incidente del buque sea solo un intento de hacer parecer real un inminente ataque armado a Venezuela, pero lo cierto es que no pasó de ser un hecho ridículo. Si Trumposete ataca, nos enteraremos todos.