Estudio busca demostrar efectos de la oración en el COVID-19

Rezar contra el coronavirus Un estudio con 1000 personas intentará demostrar efectos de la oración en el coronavirus

Rezar. El viejo pero, ¿efectivo?, recurso de los creyentes cuando las cosas se ponen difíciles. La última bala en la recámara cuando ya no parece haber alternativas. La tabla a la que te aferras después del naufragio, como Leonardo DiCaprio en Titanic.

Pero para que no se les acuse de supersticiosos e irracionales, médicos de diferentes hospitales alrededor del mundo pretenden demostrar los efectos de la oración ante el COVID-19. 1.000 pacientes de cinco religiones -cristianismo, hinduismo, islam, judaísmo y budismo- participarán en la investigación.

Parece novedoso, pero no lo es. Ya se han llevado a cabo estudios de este tipo con resultados poco halagüeños para el poder de la oración, incluyendo uno que otro fraude. Incluso en un estudio quedó demostrado que pacientes del corazón que sabían que estaban rezando por ellos, empeoraban. Básicamente, se ponían nerviosos viendo gente orar por su salud pues daban por sentado que la situación era crítica. Como dijimos, el rezo es el último recurso.

Por cierto, sobre el nuevo estudio, sería gracioso que se descubriera que los rezos de una religión son más efectivos que los de otra. Quizás demostraría, finalmente, cuál de ellas es la verdadera fe. Aunque probablemente ningún rezo funcione. ¿No es bonito saber que todas las religiones son iguales en su error?