Final de Dark, ¿explicado?

Final dark explicado

Primero lo primero, si no has teminado de ver la intrincada serie de Netflix, Dark, puedes seguir leyendo, pero bajo tu propio riesgo. Antonio y yo la hemos ya visto completa y, tras haber hecho nuestro análisis en Preguntas Incómodas, me he quedado con las ganas de comentar su tercera temporada.

La serie me ha gustado mucho pues, es de esas historias que hacen que te esfuerces para entenderlas y que te dejan pensando por días. Y tras varias conversaciones con el susodicho y desayunos pensando en lo infeliz que es Jonas, aunque no más que Marta, Helge… o la verdad cualquier personaje que elijas de esta historia… creo haber llegado a entender su cierre.

Esto no significa que en mi cabeza no hay cabos sueltos -solo armar el árbol genealógico de cada quién se convierte en un rompecabezas-, pero lo que se dice el sentido general de la trama, lo tengo claro. Bueno, bastante claro.

Los tiempos y dimensiones múltiples de Dark

Cuando empecé a ver la tercera temporada de Dark lo hice con entusiasmo, aunque también debo confesar que demasiado confiada. Pensé que tenía controlado quién era hijo de quién, y que tenía las motivaciones de cada personaje bastante definidas.

Hasta que empezaron a hablarnos de la segunda dimensión. Mi primera reacción fue de molestia, pues a medida que pasaban los capítulos, entendía muy poco. Además, pensaba, falta siempre menos, por lo que mis esperanzas de enteder lo que pasaba menguaban.

Afortunadamente no me rindo tan facil, y empecé a renombrar los personajes para entender un poco más. Jonas semi ahorcado joven, Jonas gruñón del 1800, Marta 1, Marta 2, el hombre sin nombre que camina triplicado, y así… No que estuviera entendiendo nada, pero por lo menos iba a recordar quién era quién.

Aún así, no tenía claras las motivaciones de los personajes de la nueva dimensión. Aquí los guionistas no se molestaron demasiado en explicarnos las diferencias entre ambos mundos, salvo que en el nuevo Mikkel no desaparece, Jonas no existe, y Hannah se queda con Ulrich, aunque sigue siendo bastante malasangre de todas maneras.

El punto es, que esto no era tan importante como pensé, pues pronto se empieza a perfilar que -como ya sabemos- Jonas es Adam y Marta 2 es Eva. Que de ellos descienden todos, y que ellos son las dos facciones que se enfrentan para resolver el bucle infinito de horribles acontecimientos en el que se ven sumidos. Aunque para perseguir sus objetivos, se tengan que cargar a medio elenco, familiares incluidos.

Pero cuando nos empiezan a repetir que ambos mundos forman un ciclo infinito, que están entrelazados, que el principio es el fin, y el fin el principio, me dije: “un momento, ¿por qué tienen que repetir todo esto una y otra vez si ya nos ha quedado claro?”.

En fin, que pecaron un poco de sobre explicarse, quizás para compesar que, aún llegando casi al último capítulo, seguíamos sin verle solución a semejante enredo.

Si todos los personajes hacen siempre lo que se supone deben hacer, inclusive cuando se devanan los sesos para intentar hacer algo diferente, te cuestionas si el capítulo final no será Jonas levantándose en su cama a pocos días del Apocalipsis, en su mundo, la dimensión 1. Y todo seguirá su infernal curso una y otra vez.

El final sorpresa de Dark

Pero, definitivamente no estamos ante una serie que se pueda subestimar. Los guionistas, que tenían ya todo pensado desde un comienzo por suerte, sacan un as debajo de la manga.

Las dos dimensiones están entrelazadas por un nudo, que muchos creen es el perturbador hijo de Jonas y Marta, el hombre triple al que no se molestaron ni en ponerle nombre.

Pero no, el nudo es un mundo originario, que dio vida a las dos dimensiones en bucle que conocemos, y que nombre dimensión 0 para ubicarme.

Y aquí dieron con la solución perfecta: hay que viajar al mundo 0 para impedir la generación del mundo 1 y 2. En en el mundo 1 y 2 no se puede resolver nada porque cada acción de cada personaje preserva el bucle. Pero nadie nos dice que el mundo 0 sea determinista, ni que en él el tiempo es circular.

Cambiar el curso de la historia en el mundo 0, como en efecto llega a ocurrir, impide la generación de los mundos 1 y 2, y todos tan contentos. ¿O no?

Yo estaba muy orgulosa de mi explicación, hasta que se la conté a Antonio y me hizo notar que, si bien tenía sentido, podía ser una explicación incompleta.

No estaba tomando en cuenta que, como nos explican hacia los últimos capítulos, el científico y filósofo Erwin Schrödinger planteó su famoso experimento teórico del gato, con el que no sabemos si este está vivo o muerto hasta que abramos la caja en la que se encuentra y observemos su estado.

Te explican en la serie que los personajes, dentro del mundo 1 y 2, a veces se deciden por una cosa pero a veces se deciden por una segunda opción, y que ambas preservan la repetición de los acontecimientos.

Así que, por tanto, lo que se nos muestra en el capítulo final de Dark, que Jonas y Marta 2 viajan al mundo 0 para impedir que se generen sus respectivos mundos, el 1 y el 2, es solo UNA DE LAS 2 OPCIONES que siempre, siempre, deciden estos personajes.

Es decir, en esta opción, los mundos 1 y 2 desaparecen, pero en la segunda, quizás no lleguen a esta conclusión y sigan preservando (aunque sea involuntariamente) sus respectivas y deprimentes dimensiones.

Por lo cual, estamos ante un final en el que se destruyen los mundos 1 y 2, y a la vez no se destruyen. Dos estadios opuestos que coexisten, justo como en la paradoja de Schrödinger.

No sé si al leer esto encuentren el mismo sentido, pero me parece fascinante. Además, para dejar el final lo más abierto posible, nos sueltan otros perlas:

-Hannah 0 ha soñado con lo que le pasa fuera de su mundo, ¿por qué?

-Hannah 0 decide ponerle a su niño Jonas. Vamos a ver, ¿por qué?

La explicación podría ser que a Hannah, sea la 0, la 1, la 2, o pare usted de contar, siempre le ha gustado el nombre Jonas, y san se acabó. Peeeero, también puede ser que Jonas y Marta 2 existirán en el mundo 0 y que por tanto no son un error de la Matrix.

Y si ellos dos son Adán y Eva, ¿no está todo a punto de comenzar otra vez? (Suena música ominosa).

Y tú, ¿qué entendiste? ¿Ves lo mismo que yo, o me he pasado tres pueblos y necesito volver a la realidad? ¡Déjame tu comentario!