El lío que se armó fue tal que el propio alcalde de la ciudad, Bill De Blasio acudió a la ceremoniao para disolverla.