Desde hace 6 años poseo un smartphone y mi relación con este dispositvo es complicada. Me aterran las horas que se me van sin darme cuenta viendo Twitter, leyendo artículos o revisando el correo.