Lo que la mayoría no sabe, es que el mensaje no es obra de los candidatos o su equipo de campaña.