Como en Crónica de una muerte anunciada, de Gabriel García Márquez, todos sabíamos lo que pasaría. Tarde o temprano el coronavirus causaría estragos en Latinoamérica.