Desarraigo internacional: el nuevo término que he inventado para describir ese sentimiento de no pertenecer a un lugar, que me acompaña desde mi país de origen.