He aceptado hace mucho que mi cerebro hace cosas raras y fascinantes sobre las que no tengo ningún control. Me deja tieso como un pan viejo y termino viendo y oyendo cosas que no están ahí